sábado, 9 de enero de 2016

Machado en la calle

                                                                                            Rosa Díez Domènech 

                                                                                              @Teacherrose1964      





Es curioso como en ocasiones la poesía sale a nuestro encuentro. Hace un par de semanas, paseando por la BCN más alternativa de propuestas artísticas y mercados de segunda mano, me encontré en una plazoleta histórica a un grupo de jóvenes que hacía pompas de jabón. Me sorprendió la algarabía de los niños que saltaban a su alrededor. Ojipláticos ante la belleza irisada de esos mundos volátiles piaban enloquecidos, manos alzadas al cielo y miradas al infinito. Padres preocupados por un posible resbalón les lanzaban advertencias políglotas. Sin embargo, todos sin distinción les hacían caso omiso ¡Qué fácil es hacer reír a un niño! Sólo hay que darle espacio y libertad. 

El instante me pareció magnífico para acercar la poesía de Machado al alumnado de Secundaria. Llevaba días intentando despertar la curiosidad de mis alumnos, adolescentes urbanos del siglo XXI, ante  el discurso poético del maestro de Campos de Castilla , pero el  diálogo entre las épocas y las emociones se me resistía. La respuesta se me presentó en la calle. Así pues, edité las imágenes con Snapseed , una excelente app para el retoque de imagen compatible con los filtros de Instagram. Podría haber usado  Picsart , otra brillantísima app de retoque con sorprendentes efectos. Sin embargo, no quería alejar la imagen de su realidad más inmediata y convertirla en simulacro. Las monté en el sencillo y práctico editor de imagen de Youtube. El resultado fue éste:




A partir del visionado, realizamos una lluvia de ideas de las sensaciones que nos producían las imágenes. Mis alumnos no están faltos de sensibilidad, sino de palabras con que expresarla. No sabían cómo decirlo. Había llegado el momento de leer a Machado , de demostrar su rabiosa actualidad y de afilar la lengua con nuevas precisiones léxicas. 


Nunca perseguí la gloria 
ni dejar en la memoria 
de los hombres mi canción; 
yo amo los mundos sutiles, 
ingrávidos y gentiles 
como pompas de jabón. 
Me gusta verlos pintarse 
de sol y grana, volar 
bajo el cielo azul, temblar 
súbitamente y quebrarse. 


Después de leer el texto, para mi sorpresa, una juvenil revuelta popular estalló en el aula. No les gustaba  mi montaje. Que si ritmo del poema era otro, que la  música distorsionaba la cadencia, que el autor no había querido decir eso. Apabullada por la defensa acérrima del intimismo machadiano y la conexión inmediata del alumnado con el alma del sevillano, les di la opción de crear su propia interpretación de la obra. Escogimos  Animoto,  un clásico de la creación de videos en versión para Android. Les cedí mis imágenes y lo editaron en sus móviles. Puesto que la app permite la subida de nuestra propia música, escuchamos la versión que Joan Manuel Serrat hizo allá por los años 60 (en vinilo, como debe ser).






La versión  les entusiasmó. Animoto en su versión personal sólo concede 30' de grabación. Se imponía recortar la canción. Para ello, usamos Audacity, que yo suelo llevar en mi USB en versión portable. Aquí tenéis el resultado:


           
              Machado en la calle


Reconozco con orgullo de docente/ dinamizadora que su versión es mucho mejor que la mía. Esta semana, tras una lectura concienzuda, cada miembro de mi grupo ha escogido un proverbio/cantar  del que dará su versión de 30'. Las únicas condiciones son usar el móvil para leer la realidad y encontrar a Machado en la calle porque sus versos aún nos rodean. Su monólogo íntimo sobre la existencia, que es el del ser humano, nos espera en cualquier esquina.

Mientras meditan lo que van a hacer, cómo y con qué lo van a hacer, nos deleitamos con  la magnífica lectura cinematográfica  Los mundos sutiles del maestro Eduardo Chapero- Jackson. Imprescindible.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada